Mario S Di Bitetti – Asociación Civil Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico (CEIBA), CONICET – Revista Ciencia Hoy –

Los grandes depredadores son responsables, en gran medida, de la estructura de los ecosistemas donde habitan. Sus efectos no solo se notan en la abundancia y el comportamiento de sus presas, sino que pueden amplificarse a través de las cadenas o tramas tróficas afectando los patrones de biodiversidad. Este efecto indirecto de los depredadores sobre otros niveles tróficos es lo que se conoce como cascadas tróficas.